DILATADOR ANAL. SEXO CON SUAVE AMOR

No importa si eres heterosexual u homosexual, en ambos tipos de relaciones el sexo anal forma parte del juego de la penetración. Si tienes preferencia por la experiencia gay, la penetración por el ano es parte de la relación sexual. En el caso de ser heterosexual, bien seas hombre o mujer, el sexo anal puede ser una experiencia excitante o necesaria según las circunstancias. Entre hombres y mujeres se pueden presentar momentos donde la calentura sobrepase los niveles de resistencia y se necesite de la penetración para bajar la temperatura, pero, pueden haber motivos que impidan introducir el pene por los canales regulares. Algún problema vaginal, un embarazo de alto riesgo o la menstruación son motivos suficientes para evitar el coito. A pesar de ello, la experiencia no debe limitarse a un magreo vulgar e insatisfactorio. En estos casos, el sexo anal es la solución perfecta para consumar el acto. Pero, se puede presentar un problema, la mujer está decidida pero nunca ha vivido ese tipo de experiencia y tiene miedo al dolor. Y es razonable, ya que el recto no se lubrica como la vagina y es mucho menos elástico que esta. Es aquí, cuando se torna importante usar algún producto que provoque la dilatación del esfínter y permita la penetración sin resistencia. Ideal en este caso es el uso de los Dilatadores Anales, que puedes ser adquirido en las tiendas de artículos sexuales.

DILATADOR ANAL MEJORANDO LA EXPERIENCIA

Si bien, muchas personas se limitan al uso de lubricantes para poder hacer más suave la penetración trasera, el uso de estos no es garantía de una experiencia sin dolor. Claro, muchos de estos humectantes traen dentro de sus componentes, químicos que ayudan a la relajación rectal. Pero, lo mejor es el uso directo de un Dilatador Anal en cualquiera de sus presentaciones. Ya que son productos especializados en el tema y, por ello, hay garantía de que los efectos serán los deseados. Los dilatadores vienen en diferentes presentaciones, entre ellas, cremas, geles o aerosoles. La mayoría son buenos y se pueden usar con confianza, entendiendo que no son humectantes. Lo más recomendable es colocar el relajante anal mientras se realizan los preliminares, dejando así que cumplan con su fin. Después, antes de la penetración se coloca el humectante sexual alrededor del recto introduciendo el dedo con suavidad. Se recomienda de igual manera hacerlo en el falo masculino o el juguete sexual si fuere el caso.